Blockchain ≠ Bitcoin

+US$1,000 millones de capital de riesgo fueron invertidos en blockchain entre el 2011 y 2016.

Fuente: EY

Alejandro Carranza

Gerente Senior de Consultoría para la Industria Financiera

EY PERÚ
alejandro.carranza@pe.ey.com

Muchas personas suelen pensar que Bitcoin y bockchain son lo mismo. Sin embargo, blockchain es la tecnología sobre la cual Bitcoin corre, pero también otras 1,500 criptomonedas. Es normal confundirlas, sobre todo a pesar que los primeros estudios sobre esta tecnología datan de la década de los 70s, aunque la primera aplicación real fue en el 2009 con la creación de Bitcoin.


Pero, ¿qué es el blockchain?


El blockchain no es más que la solución al problema de transmisión de activos de forma segura, rápida y descentralizada. Desde hace décadas, Internet ha permitido transmitir información de forma distribuida y rápida entre miles de usuarios, pero cuando hablamos de activos, te enfrentas a la necesidad de tener un activo único, que no pueda duplicarse; es ahí que está el problema. En Internet puedes duplicar lo que sea pero cuando a activos se refiere, ya sea dinero o acciones de una empresa, no se puede correr el riesgo de tener duplicidad.


Entonces, la solución que presenta el blockchain es el poder crear un sistema de transmisión de activos de cualquier tipo, de forma descentralizada –permite a muchos usuarios tener acceso a la red de manera libre y democrática- y segura –esta red de usuarios genera confianza tecnológica; un nivel tecnológico alto que no permite que se transgredan los activos. Lo cierto es que sería más costoso vulnerar el sistema que los propios beneficios que pudiera dar; así de seguro es.


Tipos de blockchains


Las cadenas de bloque se pueden clasificar como: públicas, privadas o híbridas. Algo similar a comparar Internet público e Intranet privado. En mi opinión el espacio de mayor innovación e impacto a futuro en nuestra sociedad está siendo y va ser aún mayor por las blockchain públicas.

Público: los bloques de datos son públicos y no se requiere de permisos para unirse, y es gestionada de manera completamente descentralizada.

Privado: estas cadenas están limitadas a miembros designados, las transacciones son privadas y se requiere de la entidad o gerente para unirse a esta red. Estas a menudo son utilizadas por consorcios privados para administrar la cadena de valor de la industria.

Híbrido: permite que diferentes blockchain (públicos o privados) puedan comunicarse entre sí, permitiendo transacciones entre sus participantes.

Cabe destacar que el blockchain puede utilizarse para todo tipo de aplicaciones. En tanto, para el sector privado se están haciendo mayores esfuerzos para la transferencia de dinero, contratos, registros de propiedad, salud, logística, entre otros.


Los actores y componentes de la cadena


Existen diversos actores y componentes para el desarrollo del blockchain:


Protocolo: reglas programadas en un código abierto sobre las cuales se rige el funcionamiento del blockchain.

Nodos: ordenadores conectados a la red que encargan de validar, almacenar y distribuir copias actualizadas de la cadena de bloques.

Bloque: paquete de transacciones confirmadas que se anexan a la cadena.

Mecanismos de consenso: mecanismo por el cual se validan transacciones y se crean nuevos bloques de forma segura y desentralizada. Es el corazón de cualquier sistema blockchain pues genera los incentivos necesarios para tener actores quienes no tienen que confiar entre ellos pero están alineados a un mismo objetivo. El mecanismo de consenso más conocido es Proof of Work, pero hay mucha innovación en este campo con Proof of Stake, Proof of Space, entre otros.

Validadores (en Proof of work también se les conoce como Mineros): nodos especializados que ejecutan el mecanismo de consenso, validan transacciones y en el proceso crean nuevos bloques de transacciones validadas concatenados al bloque anterior por medio de un código alfanumérico llamado “Hash”.

¿Cómo funciona la cadena de bloques?

El blockchain se compone de una serie de bloques que contienen transacciones validadas.

Cada bloque está conectado al bloque anterior, por lo que es extremadamente difícil de corromper, lo que ayuda a combatir el fraude y permite contar con información precisa y completa.

Esta cadena de bloques (blockchain) se almacena y replica a través de la red, lo que permite un libro mayor (ledger) distribuido.

¿Qué beneficios se pueden conseguir?


Principalmente, lograr transmitir activos de manera efectiva, rápida y segura. Si nos ponemos a pensar cuánto nos costaría transmitir activos a otro país, estaríamos hablando sobre algo costoso, no solo por el cobro sino también por el tiempo.


Por ejemplo, un estudio de EY (The realities of blockchain in FS: opportunities and threats) analizó, a finales del 2016, que en tres meses de intercambios diarios registrados del Depository Trust & Clearing Corporation sobre el mercado de bonos del tesoro de EE.UU., aproximadamente cerca de US$50,000 millones en transacciones no llegaron a tiempo. Si nos basamos en las tarifas actuales que se cobra por este tipo de “fallas”, hablaríamos de US$2.7 millones en multas por día, ¿qué pasaría si estas fallas podrían eliminarse en todos los mercados?


Adicionalmente, al trabajarse bajo un código abierto -sin acceso restringido-, esto permite una evolución más rápida con mayores innovaciones y mejoras de parte de los desarrolladores. A esto podemos sumar la reducción de tiempos y el incremento de eficiencias.

Hoy el ecosistema de blockchain es bastante amplio y sigue creciendo. Podemos encontrar su aplicación en las criptomonedas, contratos inteligentes, sistemas de pago, fintechs, logística, mercados de predicción, juegos, identidad, temas de comunicación y demás. Incluso podemos encontrar similitudes con algunas aplicaciones comunes como Bee Token, similar al conocido Airbnb solo que trabaja de manera descentralizada mediante blockchain, al igual que Filecoin con propiedades de almacenamiento como los que presenta el popular Dropbox.


¿Hay retos?


Por supuesto, estamos ante algo relativamente nuevo que al igual que en los 80s y con el inicio de Internet, se tendrá un periodo de adopción. Ahora bien, se debe trabajar sobre innovar basados en necesidades, sacándole provecho a esta herramienta. Claro está que para ello también hay un tema de inversión en infraestructura de blockchain, que permitirá que efectivamente se logre la descentralización, así como también alcanzar el nivel de seguridad prometido.


También el manejo de la especulación será importante; esto por el lado de las criptomonedas que se vuelven en ciertas circunstancias bastante volátiles, lo que puede crear burbujas y empujar a un proceso más importante de regulación. Algo que por una parte generará mayor confianza pero que también podría disminuir el concepto de descentralización del blockchain. Lo cierto es que el blockchain está en pleno apogeo y el aprovechar sus beneficios no solo podrá traer beneficios económicos, sino también ventajas competitivas.

Ejemplo del proceso de blockchain en criptomonedas

Reciba los artículos más destacados entregados
en su bandeja de correo electrónico

Execution es una revista de negocios que reúne insights, tendencias e historias de éxito que informan e inspiran a los líderes de negocios y futuros empresarios. Su desarrollo parte del afán por compartir información de valor para el empresariado, bajo el análisis de nuestros expertos y ejecutivos invitados.

Disrupción

Historias de éxito

Informe sectorial

Iniciativas

Tendencias