¿Adiós al petrodólar?

¥ 18,300 millones en transacciones alcanzaron los contratos futuros de “petro-yuanes” en su día de lanzamiento

Fuente: Xinhuanet

El viscoso “oro negro” es hoy en día el commodity más comercializado del mundo, con transacciones anuales que alcanzan los US$14 billones, superior por mucho al producto bruto interno de casi todos los países del mundo salvo por EE.UU. y China.


A través de la historia moderna, el dólar ha ido ganando terreno hasta ser la moneda global de comercialización del petróleo –y tener la hegemonía como moneda comercial-, pero hoy se estaría viendo el paso de otra moneda que quiere acabar con su supremacía, iniciando claramente este proceso con el petróleo. Una historia repetida, pues Irak y Libia lo intentaron sin éxito, e incluso la propia China hizo un intento por los 90s pero la volatilidad frustró el proyecto.


Esta vez la situación es diferente. China ha trabajado en este plan desde hace muchos años –se especula que ha trabajado en este proyecto silencioso por más de 10 años-, y el 26 de marzo lanzó en la Bolsa Internacional de Energía de Shanghái, los contratos futuros de petróleo.


El inicio del lanzamiento de los 15 contratos futuros –compromiso de adquisición de barriles de petróleo que se producirán a futuro, entregados hasta marzo del 2019- alcanzó 42,300 transacciones, lo que representó un volumen de ¥18,300 millones (cerca de US$3,000 millones en su primer día).


¿En qué consiste?

Básicamente, el proyecto de China es que el petróleo sea comercializado en Yuanes (¥), los que serán respaldados por oro –actualmente China es uno de los países con las mayores reservas de oro del mundo.


Hoy en día, China es el principal importador de petróleo del planeta, por lo que esto será un factor importante para que sus proveedores se vean impulsados a cotizar en yuanes. Naturalmente se espera que sus aliados comerciales más importantes como Brasil, Rusia, India y Sudáfrica, países que conforman el BRICS, sean los llamados a apoyar este proceso, siendo Rusia el más activo. Cabe mencionar que Venezuela es otra de las economías que viene cotizando su petróleo en Yuanes. Irán también sería otro país tentado y que vería en el Yuan una salida para comerciar el petróleo sin los problemas de las sanciones estadounidenses que mantiene actualmente.

En 1861 el precio de un barril de petróleo era de US$0.49, en el 2008 alcanzó un máximo histórico cercano a los US$150. Actualmente bordea los US$65 (WTI).

Pronóstico de precios

¿Cuál será el impacto?

Juan Camilo Dauder

Head of Equity
Research
Credicorp Capital
Colombia

¿Cuál podría ser el impacto global de la puesta en marcha de este proyecto? ¿Podría golpear realmente al dólar?


Desde que fue anunciada la iniciativa “One Belt - One Road”, e incluso desde antes, con iniciativas como las del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, entre otras; China ha mostrado un claro interés en fortalecer el rol del Yuan como divisa y moneda de reserva en el mercado global, algo que hace sentido para un país superavitario en cuenta corriente y con un gran ahorro. La propuesta de un futuro de petróleo que pueda negociarse en Yuanes va en la misma línea.


Sin embargo, el efecto que esta pueda tener sobre la industria y los mercados muy probablemente no se manifestará en el corto plazo porque dependerá en gran medida de la acogida que tenga este instrumento con los inversionistas.


Respecto a lo anterior, vale la pena tener presente que el mercado chino continúa siendo bastante regulado, y que el estado interviene constantemente con normativas para limitar la especulación. Además de lo anterior, es evidente el control que hace el Banco Central sobre el Yuan, por lo que los inversionistas ven todavía limitaciones para un desarrollo pleno y más preponderante de la iniciativa.

¿Afectaría la desdolarización del petróleo al mercado bursátil? ¿La bolsa local o regional podría verse afectada?


Dado que la sustentabilidad del instrumento y la iniciativa es todavía incierta, y sujeta a muchos aspectos previos a su consolidación, no vemos un impacto inmediato y directo sobre las bolsas regionales. El efecto a mediano y largo plazo, en vista de un posible fortalecimiento del Yuan, no es completamente claro. Sin embargo, si el Yuan se fortalece y las compañías y activos de la región continúan expuestos al dólar, que perdería terreno en este escenario hipotético, sí podría haber una afectación en el desempeño de los activos locales. Dicho lo anterior, hay que tener presente que es de esperarse que conforme el Yuan gane terreno, si es que así sucede, los mercados locales irán ganando exposición a este de diferentes maneras y, por lo tanto, el efecto no se vea como algo que llegue súbitamente y de manera desestabilizante.


¿Podría afectar a las inversiones del sector en alguna medida?


No esperaríamos un impacto directo en las inversiones del sector dado que éstas dependen de muchos factores más allá de la moneda en que se cotiza el petróleo. Sí esperamos que eventualmente el Yuan pueda ser una moneda de referencia adicional, para las transacciones del sector, y que en la medida en que las ventas de crudo se vean remuneradas en esta moneda, las compañías del sector sean más sensibles a cambios en la misma.

Punto de vista

Beatriz De la Vega

Socia Líder de Energía
EY Perú

beatriz-de-la-vega@pe.ey.com

El impacto más cercano del que podríamos hablar sobre la desdolarización del petróleo, sería el tipo de cambio a mediano-largo plazo, siendo el objetivo de la economía china, que su moneda alcance la hegemonía. Pero este aspecto se podría administrar mediante operaciones derivadas, para protegerse del tipo de cambio.

En el caso de las inversiones, considero que no afectaría. De hecho, lo que asumimos que hará China es negociar con sus proveedores para que utilicen el Yuan, teniendo en cuenta que el mercado chino es el mayor importador de petróleo. Estamos ante una tendencia que debemos de ir monitoreando.


Situación local, ¿cómo se encuentra el sector hidrocarburos en el Perú?


Nos encontramos en el punto más crítico. Al 2017, las inversiones en exploración de hidrocarburos fueron las más bajas de los últimos 10 años, alcanzando US$17 millones. A pesar de ello, al cierre del año se firmaron dos contratos pero lamentablemente ahora se están analizando. Esperemos que se mantengan; sino sería un mal precedente para los inversionistas.


Desde el punto de vista de benchmark, a pesar de no tener los incentivos que ha incorporado Colombia, nuestra legislación es atractiva. Debemos aprovechar ello, más aún cuando nuestra competencia en la región, como Colombia, ha visto desacelerada su promoción de

inversiones en hidrocarburos como consecuencia de las recientes elecciones, y que México va a iniciar un proceso similar. Esto es una ventaja para nosotros, ya que los inversionistas girarán su mirada al Perú, y ya está sucediendo.


¿Qué debemos hacer?


Debemos fortalecer las facultades de PeruPetro, para que tenga como foco la atracción de inversiones para el sector y para que sea un aliado para las empresas. Que pueda acompañar y sugerir cambios normativos para mejorar el sector, dándole un rol más proactivo.


Otro punto importante sería ampliar los plazos para la exploración, y eventualmente el que los contratistas que ya están produciendo aquí, tengan la posibilidad de que, en caso sean eficientes, puedan quedarse por más tiempo. Se está contemplando dar extensiones de hasta 20 años más, lo cual está dentro de la propuesta de modificación de la Ley Orgánica de Hidrocarburos. En adición, existe una propuesta para cambiar el régimen de regalías, para nuevos contratos. Así también, analizar los negocios relacionados con el sector que están apareciendo y que antes no considerábamos.


Reciba los artículos más destacados entregados
en su bandeja de correo electrónico

Execution es una revista de negocios que reúne insights, tendencias e historias de éxito que informan e inspiran a los líderes de negocios y futuros empresarios. Su desarrollo parte del afán por compartir información de valor para el empresariado, bajo el análisis de nuestros expertos y ejecutivos invitados.

Disrupción

Historias de éxito

Informe sectorial

Iniciativas

Tendencias