INFORME SECTORIAL


Apuesta
Energética

El cambio climático está obligando a los Gobiernos a
tomar cartas en el asunto y promover las
inversiones en energías limpias (renovables).

La inversión transfronteriza de energía limpia en mercados emergentes alcanzó los US$22,600 millones en el 2017. Brasil, México y Chile, son lo países que mayor inversión extranjera acumulada han recibido de la región entre el 2013 y 2017, por un total de US$9,280 millones; US$7,760 millones y US$7,290 millones, respectivamente.
Fuente: Climatescope - Bloomberg | (*) Los datos solo incluyen acuerdos de financiamiento de activos divulgados en países emergentes.

La evolución energética es un proceso que se ha venido dando a lo largo del tiempo, con una dependencia mayoritaria sobre fuentes no renovables. Pero desde ya hace unos años, estamos frente a diversas variables que están cambiando el rumbo energético como: la contaminación, los costos y la futura demanda.


El cambio climático está obligando a los Gobiernos a tomar cartas en el asunto, y a promover las inversiones en energías limpias (renovables). Así también, se suman muchas empresas que están trabajando para disminuir su impacto de CO2, y otras muchas relacionadas con el sector que buscan alinearse a la tendencia.

“Algunas de las más grandes petroleras del mundo han iniciado un fuerte proceso de adquisición de proyectos de energía renovables; hidroeléctrica, solar y eólica, principalmente para diversificar sus modelos de negocio (hidrocaburos y renovables). Una medida alineada a la creciente preocupación por el cambio climático, así como por la futura demanda energética”, detalla Beatriz De la Vega, Socia Líder de Energía de EY Perú.


Así por ejemplo, Royal Dutch Shell (Shell) acordó comprar el 44% del desarrollador de proyectos solares Silicon Ranch Corporation por US$217 millones (2018). Cabe señalar que Shell planea invertir entre US$1,000 millones y US$2,000 millones cada año en nuevas fuentes energéticas hasta el 2020.


Por el lado de la demanda energética, las proyecciones revelan un incremento en la migración hacía las energías limpias. Según una consultora especializada en energía, mientras que la demanda por el petróleo crecerá en promedio 0.5% anual, las tasas de crecimiento promedio anual de la demanda de energía eólica será de 6% y 11% para la energía solar. Datos que sustentarían el futuro cambio de la matriz energética global.


Descarbonización:

es el proceso de reducción de emisiones de dióxido de carbono.

Cerro

Dominador

será la planta de concentración solar con mayor capacidad del mundo; se desarrolla sobre 1,000 héctáreas en el desierto de Atacama (Chile) e iniciará producción en el 2020.

¿Cuál es la tendencia mundial?


El mundo está tomando acciones; algunas economías con mayor disposición que otras. Uno de los escenarios más ambiciosos se ve en Europa, que espera pasar de una generación energética renovable de 40% al 2020 a 81% para el 2045, donde la energía eólica sería la mayor fuente.


A nivel Latinoamérica la situación es variada. Mientras Costa Rica alcanzó un nivel de generación renovable de 99.7% (2017), México apunta a alcanzar un 35% de generación eléctrica mediante energías limpias al 2024, así como Chile espera alcanzar el 20% al 2025. Aunque por otro lado existen mercados como República Dominicana que solo alcanzó un 16.8% de generación limpia durante el 2017, según información de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL).


La tendencia es marcada y está apuntando a las energías limpias, y los Gobiernos están brindando diversos beneficios para atraer inversiones al sector.

Así, por ejemplo, Nicaragua está exonerando el pago de los Derechos Arancelarios de Importación para maquinaria y equipo destinada a la construcción de las obras, exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA), exoneración de todos los Impuestos Municipales -entre 5 y 10 años según el tipo de proyecto- y la exoneración de todos los impuestos que pudieran existir por la explotación de riquezas naturales por un periodo máximo de cinco años.


Estos incentivos son necesarios no solo para atraer las inversiones, sino para asegurar el abastecimiento energético. Por ejemplo, el Perú se encuentra actualmente en una situación de exceso de oferta eléctrica, pero se estima que para los próximos seis años los proyectos mineros generarían una demanda adicional de 1,437 MW, por lo que el Perú podría experimentar un déficit energético para el año 2025, siempre y cuando no asegure una mayor diversidad de fuentes energéticas. Una realidad similar para una gran mayoría de mercados, que incluso lo viven actualmente.


Fuera de la demanda proyectada por parte de diversas industrias, también se debe tener en cuenta el consumo per cápita de energía que va en aumento. A medida que las economías evolucionan y existe un mayor acceso a dispositivos, el consumo eléctrico sube, y hablamos de millones de personas.


Así podemos ver a personas que cuenta con diversos dispositivos (celular, tablet, smartwatch, pc, entre otros) que utiliza en simultáneo. En el caso del transporte, los scooters y bicicletas eléctricas aparecen como un equipo más. En economías más desarrolladas, existe una migración a los autos eléctricos aunque es mínima frente al parque automotor.


Por todos estos factores -incremento de demanda energética industrial y per cápita- es que se debe incentivar la inversión en proyectos de energía renovables que puedan soportar la demanda a futuro sin generar mayores impactos o emisiones.

Fuente: CEPAL

55%
de la venta de nuevos autos y el 33% del parque automor mundial serán eléctricos al 2040.
Fuente: Bloomberg New Energy Finance (BNEF)

Colombia

Dafna Siegert

Socia de Consultoría

EY Colombia

dafna.siegert@pe.ey.com

En Colombia las inversiones en energías renovables vienen progresando de manera significativa. Prueba de esto es el incremento en el registro de proyectos que, entre agosto de 2017 y marzo de 2019, alcanzaron el 211%, pasando de 467 a 1453 proyectos registrados, respectivamente.


Cabe señalar que del total de los proyectos registrados actualmente, el 50% corresponden a plantas fotovoltaicas, seguido de pequeñas y grandes hidroeléctricas con 37%.


Incentivos


Existen varios incentivos para el uso e inversión en energías renovables. En el 2014 se expidió la Ley 1715, la cual tiene como objeto promover el desarrollo y la utilización de la Fuentes No Convencionales de Energía Renovables – FNCER mediante su integración al mercado. Esta ley definió cuatro incentivos a la inversión en proyectos de FNCER: (i) Disminución en el impuesto sobre la renta de hasta el 50% sobre el valor de las inversiones que se realicen investigación, desarrollo e inversión para la producción y utilización de energía a partir de FNCER; (ii) Exclusión del impuesto del IVA a equipos destinados a la pre-inversión, inversión, producción y utilización de FNCER; (iii) Exención del pago de los derechos arancelarios de importación de maquinaria, equipos o materiales a ser utilizados en proyectos de FNCER y; (iv) La Ley permite una depreciación acelerada que puede ser deducible al momento de declarar el impuesto sobre la renta.


Consumo y matriz energética


Actualmente, la industria de mayor consumo energético en Colombia es la extracción de petróleo crudo, con cerca del 14.3%, seguido por la extracción de minerales de níquel con 6.3%, la industria de hierro y acero con 4.9% y la administración pública con 4.6%.


En cuanto a la matriz energética está compuesta en un 63.4% por plantas hidroeléctricas, 29.4% por plantas térmicas a gas, carbón y combustibles líquidos y finalmente 7.2% por otras plantas menores.

Perú

Beatriz De la Vega

Socia Líder de Energía

EY Perú

beatriz.de-la-vega@pe.ey.com

En el informe del COES correspondiente al 2018, se ha reportado una participación en la matriz energética de energías renovables no convencionales de 7.23%. Aún existen algunas barreras regulatorias que impiden dinamizar estas inversiones.


La inversión en proyectos que ingresaron al SEIN (Sistema Eléctrico Interconectado) durante el año 2017 estuvo liderada por proyectos en base a recursos energéticos renovables que representaron en total US$ 176.5 MM, siendo en su mayoría proyectos de naturaleza hídrica.


Durante el año 2018 se reportó que entraron en operación comercial once centrales de generación eléctrica con un total de potencia instalada de 519.54 MW que representaron un total de inversión US$735.4 millones.


Incentivos


El Perú tiene pocos incentivos para el uso o inversión en energías renovables, a nivel fiscal, el principal se encuentra enfocado en el régimen de depreciación acelerada, otorgado por el Decreto Legislativo No. 1058, aplicable a las maquinarias, equipos y obras civiles necesarias para la instalación y operación de la central de generación de energía mediante uso de RER, que sean adquiridos a partir de Julio de 2008 (Fecha de entrada en vigencia del Decreto Legislativo). Este dispositivo legal establece una tasa de depreciación, a efectos del Impuesto a la Renta, no mayor a 20% como tasa global anual; beneficio que se encuentra vigente hasta el 31 de diciembre de 2025 en mérito a la prórroga otorgada en mayo del 2015.


Consumo y matriz energética


La industria de mayor consumo energético en Perú es la minero-metalúrgico (32%), seguido del sector Industrial (25%), y el resto en menor media se ha dividido entre el sector residencial, comercial, público y otros (43%).


En tanto, al cierre del año 2018, la matriz energética peruana fue compuesta en un 55.24% por centrales hidroeléctricas, 37.53% por centrales termoeléctricas, y 7.23% por centrales sobre la base de energía renovable. Habiéndose generado un total de 50,816.76 GWh.

Reciba los artículos más destacados entregados
en su bandeja de correo electrónico

Execution es una revista de negocios que reúne insights, tendencias e historias de éxito que informan e inspiran a los líderes de negocios y futuros empresarios. Su desarrollo parte del afán por compartir información de valor para el empresariado, bajo el análisis de nuestros expertos y ejecutivos invitados.

Disrupción

Historias de éxito

Informe sectorial

Iniciativas

Tendencias